Ramón Mariscal i Parella

Ramón Mariscal i Parella
Escritor, Poeta y Presentador.-

www.lavegadesanmateo.com

www.lavegadesanmateo.com
Para ir a la página principal picar sobre el titular

Seguidores

domingo, 21 de febrero de 2010

LA NOVIA INGRATA.-

Hace dos años se producía un caso bochornoso y a la vez inexplicable. Una pareja en un hotel discutía y el novio agredía con violencia a la novia. Un hombre que iba acompañado de su esposa reaccionó a favor de la mujer supuestamente agredida por su novio, defendiéndola, la reacción del novio fue brusca en contra de su defensor y agrediéndolo con violencia de un buen golpe lo dejo K.O. en el suelo. Este hombre de apellido Neira, estuvo en estado de coma largo tiempo y después de dos años ahora es cuando empieza a “levantar cabeza”, pero nunca más será el mismo, pues su salud ha quedado mermada de por vida.

Supuestamente la novia, en este caso debería estar infinitamente agradecida por aquel gesto de valentía por aquel hombre, sin embargo desgraciadamente, la misma manifestó que su novio no la estaba agrediendo a pesar de que había constancia de ello porque había quedado reflejado en las cámaras de seguridad del hotel. Esas imágenes dieron la vuelta en todos los medios de comunicación de España y esa mujer seguía negando lo ocurrido. ¿Miedo? ¿Ingratitud? Posiblemente de todo un poco. La cuestión es que esta mujer ganó mucho dinero a través de ir recorriendo los medios de comunicación del país, mientras el profesor Neira se estaba pudriendo en una cama de un hospital, tan solo por una cuestión cívica, defender a una mujer que estaba siendo maltratada públicamente. Este gesto de valentía, hizo a este hombre un héroe, pero la opinión pública se dividió, unos pensaban que ante la ingratitud de esa mujer, no valió la pena arriesgar la vida, es más ante sucesivos casos semejantes a este, no iban a ser tan incautos en salir en defensa de otras mujeres, por no verse inmersos ante la desgracia de ser apaleados y a la vez ante una supuesta ingratitud de la persona afectada.
Otro sector pensó en que ese era un caso aislado y que sí vale la pena salir en defensa de la víctima cuando se está produciendo un caso semejante. 
Desgraciadamente la sociedad, no de ahora, sino de siempre a lo largo de la historia, ha tenido personas, a las que se les llaman héroes, pero que de héroes nada, simplemente de personas que han tenido el cerebro bien amueblado y el valor suficiente para plantar cara a la injusticia y a la tiranía. La sociedad se ha valido de ellos, para parar los golpes que venían contra ellos y ante la cobardía de muchos estaban y están estos que siempre dan la cara, pero no olvidemos que también están esos que como la novia ingrata, se aprovechan de según qué situaciones para sacar tajada y al final esos que han sacado la cara se quedan como el profesor Neira, o como aquél gallo, sin plumas y cacareando.
Esto es un cuento que dice: Había una vez una emisora de radio, que se había visto inmersa en una ola de persecución durante casi tres años por un gobierno de un ayuntamiento en las medianías de Gran Canaria. Dos personas en esta emisora habían colaborado altruistamente, una desde la parte jurídica y otro desde la parte como comunicador. En los últimos meses habían estado defendiendo a la novia(la radio) para que no fuera ultrajada como lo había sido de una forma incondicional, pero el novio erre que erre, su intención era y seguía siendo vejarla, porque la misma atentaba contra los pronósticos futuros del mismo, el novio estaba quedando en evidencia ante los demás, estaba perdiendo su credibilidad ante un gran resto de personas que le manifestaron la misma hacia tres años. Este novio tenía dos novias, la otra es la que a pesar de que lo había puesto a parir, la mimaba, le daba de todas las atenciones y la perdonaba por cualquier desaire e infidelidad, por culpa de la misma incluso se había visto en los tribunales, pero a pesar de que la novia fuera tan puta, la seguía queriendo, y como proxeneta sabía que le podía sacar mucho rendimiento económicamente, es decir de ella sacaba el beneficio económico y el beneficio carnal, mientras que de la otra novia a pesar que ella quería sentirse amada, recibía como pago el desaire, la ingratitud y el ser ignorada por ese novio proxeneta. Pero estaban esos que deseaban defender a la novia, una buena novia, pero con muchas limitaciones, una de ellas que no podía decidir por ella misma, siempre necesitaba la defensa de otros, pero lamentablemente se contagió del novio en cuanto a ingratitud. Lamentablemente aquellos que la habían defendido se vieron defraudados por su ingratidud, se vieron manejados, manipulados ante otros que a costa de la novia querían justificar ciertos intereses a su favor. Y cuando lo vieron quedaron ante otros en ridículo, en su momento fueron valerosos en defenderla, pero entendieron que lo que habían hecho bien estaba, pero que debían desaparecer de la escena para dejar hacer a aquellos a los que la novia les había mostrado más confianza en ese buen hacer. El cuento no acaba aquí para la novia, si para esos dos que quisieron seguir defendiéndola pero que ante la ignorancia y la ingratitud de ella, se vieron como el profesor Neira, sin plumas y cacareando.
VEGUEROS S.M. Excelente artículo, No comment... sin comentario.-